page contents Belleza Hombres Integral : Cosmética | Estética | Lifestyle: ¿QUÉ ES REALMENTE EL BOTOX?

¿QUÉ ES REALMENTE EL BOTOX?



El Botox (botulinum tipo A), fármaco que actúa paralizando temporalmente los músculos, es la toxina más potente de las siete que se derivan de la bacteria clostridium botulinum. Comenzó a utilizarse en Estados Unidos en los años 60 como agente terapéutico para el tratamiento de enfermedades relacionadas con desórdenes neurológicos, caracterizados por una involuntaria contracción muscular.

El Botox es una sustancia segura con muy pocas contraindicaciones. Las personas que sufren de alergias a la bacteria usada. Tampoco se usa en mujeres embarazadas porque no hay estudios para demostrar que el tratamiento es seguro.


La frecuencia de los tratamientos varia de persona a persona es de aproximadamente 4 a 6 meses. El paciente, una vez realizada la aplicación de Botox, puede reincorporarse a su rutina habitual puesto que no se requiere ingreso en el centro médico.


Cuando se usa el Botox en cantidades grandes, como en el caso del cuello, el cuerpo puede crear defensas naturales en contra de la bacteria. En este caso no produce ningún efecto. Esto ha hecho que algunos médicos piensen (pero no hay estudios) que con el tiempo el Botox se podría volver inefectivo.


El margen de actuación del Botox es amplio y sus aplicaciones son varias. Entre ellas, se puede destacar:


    - Tratamiento de las arrugas faciales
    - Tratamiento de la hiperhidrosis
    - Distonías focales (blefarospasmo, espasmo hemifacial, distonía cervical, distonía oromandibular, distonía laríngea o disfonía espasmódica, …)
    - Espasticidad (en concreto, en la espasticidad presente en pacientes con parálisis cerebral)


El uso del Botox es en extremo delicado. En primer lugar, hay que tener un conocimiento preciso de la anatomía humana, así como del manejo de las dosis y los instrumentos. Entre los efectos colaterales más reportados se encuentran: parálisis facial, ptosis palpebral o caída del párpado y cefaleas (12 a 24 horas después de la aplicación). Sin embargo, la distorsión no es para siempre. Después de cuatro o seis meses, el desagradable efecto habrá desaparecido.


Por último es interesante comentar que, según recientes investigaciones, cuando se administran en combinación con terapia física, las inyecciones de Botox pueden ayudar a fortalecer los músculos débiles y posiblemente restaurar el movimiento normal en los niños con parálisis cerebral, uso este de gran interés y probables desarrollo futuro.


www.maximus4men.com